topbella

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Simplemente Fer II


Nuevamente enmudecí, al ver esto Sandra giro y siguió caminando. Volvimos a reunirnos varias veces, pero nadie decía nada y así transcurrieron dos meses, hasta que una noche inesperada me llamó, al oír su voz como siempre el corazón se me quería salir; me dijo que le urgía hablar conmigo, eran las 10:00 pm. No dudé en vestirme para ir al encuentro de mi amada, aunque ella ni lo sabía. No importó decirle a mi madre donde iría, sólo pensaba en Sandra.
Hola –hola– recuerdo que en ese instante me pidió que la abrazara, no sabía que sucedía pero me encantaba tenerla cerca y poder sentir su aroma.
¿Qué te sucede? pregunté. ¿Recuerdas lo que pasó en el baño hace algunos años atrás? Sí,  –nuevamente pensé que enmudecería, pero no lo hice– sin decir nada me besó y por supuesto no dude en responder, a pesar que era mi primer beso (no lo hice nada mal jejejeje) fue sensacional porque ambas sentíamos que nos amábamos.
De pronto me retiré bruscamente de sus labios. ¿Tu mamá? –No hay nadie– siguió besándome. Nos dirigimos a su habitación, nadie hablaba sólo nos dejábamos llevar por la pasión desencadenada de nuestros cuerpos.
Poco a poco los besos fueron más intensos y empezamos a desvestirnos con una maestría inverosímil, mis manos recorrían sus copas de nieve que se derretían por el calor de nuestros cuerpos. Sus montes blancos parecían volcanes en erupción, mientras la yema de sus dedos recorría cada rincón de mi cuerpo mientras susurraba tenuemente amarme. La noche fue testigo de nuestros primeros murmullos y gemidos en la habitación, se clavó en mi como fuego entre mis venas, poco a poco nos confundíamos entre sus sábanas, abrazadas haciéndonos el amor. Jugaba con mi cuerpo, sus manos parecían paletas de fuego que encendían completamente mi ser; su cuerpo y el mío se unieron, un solo corazón latía por las dos fui totalmente suya y fue totalmente mía. Lo que expreso, es lo que está en mi memoria, la primera vez nunca se olvida, no sé si es por eso o por lo que ella aún significa para mí.
Regresé a casa feliz sin imaginar lo que allí me esperaba, pero nada importante ¡Era feliz! Mi madre armó una batahola y sin pensar le dije mi sexualidad, nuevamente el escándalo, gritos, llanto y yo sólo recordando los momentos de placer con Sandra, no obstante debo aclarar que era ella respeta mi sexualidad y mis decisiones.
Esa noche no podía conciliar el sueño porque pensaba en Sandra (decirles que pensaba en mi familia sería mentirles) quería que sean las 6:00 pm para ir a buscarla y así fue; sin embargo, grande fue mi sorpresa cuando me dijeron que regresó a la capital.
Allí entendí lo que la noche anterior quería decirme; era obvio, ella lo sabía y calló. Del paraíso al infierno, de la alegría al llanto, de la cima a otra sima me costó mucho recuperarme, no hacía más que encerrarme en mi habitación. Mis padres no entendían lo que me sucedía y trataban de animarme,  en ese momento por primera vez hablé de mis sentimientos, que sufría, que su hija experimentó el amor, que no había nada que pudiera consolarla excepto estar en los brazos de Sandra.
A medida que pasaba el tiempo iba rehaciendo mi vida y trataba de olvidarla, pero nunca pude sacarla de mi mente por completo, es así que conseguí su e-mail por medio de Ana, decidí escribirle pero nunca respondía, –hasta cansarme por no recibir respuesta– tenía su número telefónico pero no me animaba a llamarla por  temor a su silencio que cada día me ensordecía. A medida que crecí empecé a frecuentar lugares de ambiente, teniendo parejas eventuales.
Un fin de semana me encontraba en la disco y conocí a Ale, ella se encontraba en la barra (una chica bien contorneada, tez canela y cabellos negros, vestía una blusa que dejaba ver ligeramente sus senos, una minifalda que mostraba sus piernas haciendo gala a esos hermosos tacones que llevaba).
Reconozco que lo primero que me atrajo de ella fue su físico, no sabía cómo acercarme a ella, salía a bailar y bailaba para ella, quería seducirla con el movimiento de mi cuerpo –hasta que dio la señal y también coqueteaba conmigo– fue entonces que me dirigí a la barra...
Bryan un whisky  cuando ella pregunta ¿tienes encendedor?  –Sí– ok. Gracias. ¿Cuál es tu nombre? –Fernanda–. Empezamos a frecuentarnos y poco a poco me fue enamorando de ella, era linda, buena, solidaria, siempre se preocupaba por los demás hasta que un día confesamos nuestro amor, creo que en ese momento volví a amar, ella devolvió el amor a mi vida. Nos besamos y no saben lo grandioso que fue. Mantuve una relación de año medio con Ale, nos comprendíamos  mucho y planeábamos  compartir una casa el verano entrante.
Todo marchaba bien, digo marchaba  porque nuevamente apareció  Sandra en mi vida. Una mañana  fue a buscarme a la Universidad que por cierto estudiaba derecho. Estaba  en la cafetería  con mis amigas, cuando la veo ingresar (Dios, volvió  a despertar todo lo que sentía por ella)
Fuimos a su departamento, platicamos de aquella noche cuando iba  a decirme que se iba, pero no quería malograr aquel bello momento, se encontraba confundida por todo lo que pasamos.

Tenía miedo de escribir por temor a tu rechazo, el no poder soportar la distancia, fueron muchas cosas, saber de ti y saberte lejos me dañaría mucho más y por eso preferí el silencio –¿Me sigues amando?– preguntó. No pude responder nada, no porque no la amara sino por los nervios y la confusión que embargaban mis sentimientos, ahora no solo debía pensar en mí, sino también en Ale.
Posó sus manos en mi rostro  y me besó, lo lamentable es que no pude rechazarla  y volvimos a entregarnos  a nuestra pasión, nuevamente dejamos que nuestros cuerpos  y manos encajaran perfectamente, fue exactamente igual o mejor dicho mejor que la primera vez, debido a la pericia con la que actuábamos, con el mismo calor y deseo o quizá aún mejor. Quedamos en vernos el día siguiente.
Continuará...

4 comentarios:

  1. Gracias Fer por publicar esta historia. La descripcion de los sentimientos que haces es muy sensible y delicada, quisiera leer mas. Yo tambien tengo historias que contar, pero ya sera en otro momento y otro espacio.

    Alicia

    ResponderEliminar
  2. Increible tu historia... creo que ya es hora de poner la 3era parte, no te parece. Es muy lindo todo lo que has vivido.. mis historia a penas esta comoenzando y espero ser muy feliz.

    ResponderEliminar
  3. Oh por Dios, así como va la historia me encanta, hasta me emociono cada qe voy leyendo más y más jeje
    También me parece muy genial qe "Sandra" hubiera vuelto a ti después de tanto tiempo y qe te haya correspondido osea super único eso.

    Me parece excelente qe le cuentes esta historia al mundo y me siento feliz de haber encontrado tu blog! :D

    Dios te Bendiga mujer!

    ResponderEliminar
  4. interesante tu historia gracias por contarla me ha encantado leerla. cuídate
    Que Dios te bendiga

    ResponderEliminar

Simplemente Fer

Mi foto
Puedes estar de acuerdo o no con mis escritos, y eso no hará que cambie tu vida. Porque cuando lo leas sólo añadirás más conocimientos. Lo importante es que tú al leerlo te conviertas en tu propio Maestro, ya que eres libre de interpretarlo a tu manera y asimilarlo a tu vida...
 
LESTacna© Diseñado por: Compartidisimo